Marina Bermejo

Álvaro no es el típico fisioterapeuta que hace que te “acojines” cada vez que piensas en que tienes que ir a verle. De hecho, Álvaro te hace sentir como en casa en cada sesión que tienes con él